Saltar al contenido

La crianza positiva

29 de junio de 2021
Anuncio

Hola querido lector, en esta ocasión quiero tocar un tema de interés para muchos, por no decir para todos. Hoy quiero hablarte de la crianza positiva. Aclarando varios puntos, no soy psicóloga, no soy madre, pero si soy hija y un ser humano al que le afecta todo lo que ocurre en nuestra sociedad.

Anuncio

¿Cómo podría darse una crianza positiva?

Anuncio

En mi opinión personal, una crianza positiva puede darse cuando los padres enseñan a sus hijos lo que es bueno y lo que es malo, apoyándose en el buen ejemplo.

Anuncio

No hagas frente a ellos lo que les prohíbes, está trillado decir que los niños son esponjas, que todo lo que ven a su alrededor o escuchan lo absorben, lo copian y tienden a repetirlo, pero por más trillado que esté es una realidad.

Un padre debe educar con amor, debe orientar con amor, y a la  hora  de reprender y castigar,  debe  preguntar al niño sí entiende la causa del castigo, sí comprende las razones de ese castigo, luego de la respuesta del niño el padre debe orientar, decirle que esa acción fue negativa,  pedirle que por favor jamás vuelva a repetirla. 

Al final el padre o la madre debe abrazar a su hijo besarlo y advertirle que por favor esto no se vuelva a repetir,  porque de lo contrario  volverá a castigar y una segunda vez el castigo será más drástico y duradero.

El niño es un ser muy inteligente y si el padre sabe educarlo, podrá  conducirlo por el camino correcto.

El padre desde la infancia temprana de sus hijos, debe interesarse por conocer a los amiguitos de estos. Está en la obligación de conocer a la familia de los amiguitos mas cercanos de sus hijos.  Velar, estar atentos  a todas las actividades  de sus hijos, lo que ven en el televisor,  computador,  tablet, celulares o lecturas. Tener control de los contenidos a los que estos pueden acceder.

Es importante que el padre asista a las reuniones del colegio, que se interese por ver cómo actúa, cómo se comporta el niño en el colegio con sus compañeros, y sus maestros.

Los padres deben infundirles a temprana edad responsabilidades,  enseñar a los chicos a arreglar sus habitaciones,  realizar tareas en el hogar, aclararles que si no cumplen con sus tareas del colegio  y los quehaceres que se les asignan en el hogar no pueden salir a jugar ni usar juegos dentro de casa.

Los padres deben estar pendientes a las tares del colegio y ayudar a realizarlas, vigilando en que fallan y en que son más hábiles para ayudar a superar las deficiencias.

Es bueno que todo padre y madre lleve a sus hijo a su lugar de trabajo, que les enseñen que las cosas se ganan con esfuerzo, con sacrificio, con trabajo. Muchas veces los padres que han venido de muy abajo quieren llenar a sus hijos de regalos y atenciones que ellos no tuvieron,  y en ocasiones olvidan enseñarles el valor de las cosas.

De adultos si buscan lo fácil, delinquen y pierden el camino, los padres se preguntan ¿Cómo sucedió? Si ellos le daban todo, no ven como esto pudo suceder.

Y no se dan cuenta de que les faltó lo más importante, lo esencial, enseñarles el valor de las cosas, que nada es fácil, que las cosas se adquieren con esfuerzo.

A los niños se les debe dar lo que necesitan y no siempre se les deben cumplir los caprichos. El mejor padre no será el que le compre todo a sus hijos, el mejor padre será el que les enseñe que para obtener lo que desean deben luchar y trabajar arduamente. 

Dice un dicho popular, »el camino al infierno está lleno de buenas intenciones».  Y es que con buenas intenciones no se educa al niño, el niño se educa con disciplina, amor, respeto, carácter, reglas, enseñanzas continuas.

Dale a tus hijos responsabilidades,  que cuando crezcan tengan un carácter bien formado, sean personas difíciles de influenciar,  hazles sentir toda la seguridad que necesitan  para enfrentarse a la vida.  Enséñales a disculparse, a pedir las cosas con respeto, regirse por los valores humanos; incúlcales, empatía y principios.

Anuncio
Anuncio