Saltar al contenido

EL SEXO ANAL: EL SEXO TABU MAS DESEADO

29 de junio de 2021
Anuncio

«En todo encuentro erótico hay que un personaje invisible y siempre activo: la imaginación«

Anuncio

El sexo anal ha sido un tema tabú desde antes de la Edad Media, aunque con el pasar del tiempo se han ido derrumbando prejuicios, este tema desencadena mitos e ideas que lo satanizan como práctica de la vivencia sexual.

Anuncio

¡Es una práctica sexual tan deseada como temida! Algunos la consideran una fuente de placer inigualable, mientras que para otras (generalmente, mujeres) es motivo de profunda preocupación cuando se les pide.

Anuncio

Mitos, prejuicios y tabúes se ciernen sobre esta práctica que muchos disfrutan, muchos desean y que muy pocos hablan (¡al menos no, abiertamente!).

Durante muchos años, el sexo anal ha sido considerado como la última de las conquistas debido a que requiere de un mayor convencimiento, por lo que muchos hombres suelen considerarlo como una especie de trofeo, proeza o victoria.

Según una encuesta realizada por el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, la mayoría de los hombres y mujeres han intentado tener sexo anal en algún momento de su vida, sin embargo, aún existen muchos tabúes en torno al tema ya que es considerada una práctica que no se realiza con cualquiera.

 El primer motivo por el que las personas no practican el sexo anal, es que lo consideran muy sucio ya que las heces y todo lo que provenga de la región anal, se considera lo más asqueroso y vergonzoso del mundo.

 Otra razón es el miedo a sufrir lesiones en el ano o en el tejido rectal, sin embargo, si se realiza de forma correcta, no se presentará ninguna molestia, aunque se llegue a eyacular.

 Por otra parte, las personas, especialmente las mujeres, consideran que el sexo anal es bochornoso y degradante. En realidad, ningún acto sexual es humillante por sí mismo, pero si en la relación prevalecen abusos de poder o violencia, la experiencia puede convertirse en algo desagradable.

En cuanto a los riesgos, al igual que todas las prácticas sexuales, se pueden adquirir enfermedades como VIH/SIDA, hepatitis B, Virus del Papiloma Humano, herpes, sífilis, gonorrea y clamidia, por lo que es importante utilizar condón en todo momento. Otro riesgo es que, si no se realiza correctamente, se pueden producir sangrados, dolor y en algunas ocasiones hemorroides.

¿Cómo se debe practicar el sexo anal?

Uno de los mayores temores sobre el sexo anal, es que sea doloroso. Y para evitarlo, tienen que seguir estas reglas:

Relájense: el ano tiene dos esfínteres, uno encima del otro.  El esfínter externo responde a control voluntario mientras que el interno es involuntario.  Si tratan de forzar la entrada al ano muy rápido, esa contracción involuntaria resulta en el fuerte dolor. Por eso, deben respirar profundamente y tratar de relajar los esfínteres anales.  Una vez haya comenzado la penetración, si sienten la contracción involuntaria del esfínter interno, paren un momentito hasta que se relaje la contracción.

Lubríquense: el ano no produce ninguna lubricación natural, por lo que deben siempre utilizar un lubricante artificial a base de agua, para no irritar el tejido anal.

Empiecen gradualmente: no fuercen una penetración completa desde la primera vez. Un consolador anal es un excelente aliado para acostumbrarse a estas nuevas sensaciones, ya que tiene diferentes diámetros (de menor a mayor).

Controlen la penetración: la persona que lo recibe debe siempre estar en control de la penetración, sobre todo durante el comienzo de ésta.  La penetración debe ser lenta y suave. Una vez haya comodidad, apertura y relajación suficiente, quien recibe puede avisar a quien penetra que puede asumir control del movimiento.

Manténganse excitadas/os: estimulen otras partes del cuerpo. La estimulación clitoriana o peneana combinadas con el juego anal pueden ser absolutamente explosivas.

Antes de practicarlo por primera vez, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Háblalo con tu pareja a detalle.
  • Tomen un baño antes del acto.
  • Lleguen hasta donde la pareja quiera.
  • No se presionen el uno al otro.
  • Vayan despacio y sin prisas.
  • Busquen lubricantes a prueba de agua.
  • Elijan un lugar que los haga sentir relajados y confiados.
  • No lo hagan si no están seguros.
  • Utilicen condón en todo momento.
  • Si ocupan los dedos para estimular, lávense constantemente y también usen un condón.

Lo más importante de practicarlo es estar totalmente seguros o de lo contrario, no se podrá disfrutar y provocará enojo o problemas entre ambos.

 No se desesperen si no se logra la penetración la primera vez. Hay que recordar que la función del ano consiste en expulsar desechos por lo que introducir algún elemento, puede ser doloroso o tomar mucho tiempo. Lo recomendable es ir estimulando lentamente mediante caricias, besos y palabras para que la pareja se relaje. Verán que lo logran en poco tiempo.

Si quieres dar el «chiquito« como acostumbramos a decir te recomiendo que tomes las medidas de higiene y protección necesaria, relájate y gózatelo al máximo.  

Anuncio
Anuncio