Samuel Cassidy empleó tres pistolas para asesinar a nueve de sus compañeros de trabajo, que aparentemente adquirió legalmente. Pero en su vivienda guardaba un arsenal que además le sirvió para prenderle fuego antes de la matanza.

El hombre que mató a nueve de sus compañeros de trabajo este miércoles en un edificio de la Autoridad de Transporte del Valle de Santa Clara (VTA, por sus siglas en inglés) en San José, California, había almacenado una enorme cantidad de armas y municiones en su vivienda antes de incendiarla alrededor de la misma hora en la que abrió fuego en el lugar que despreció durante años, según informaron las autoridades locales este viernes.

Los investigadores encontraron 12 armas y 22,000 cartuchos de munición en la casa de Samuel James Cassidy, según indicó la Oficina de la Sheriff de Santa Clara en un comunicado. El asesino usó tres pistolas de 9 milímetros y 32 cargadores de alta capacidad para perpetrar su matanza, que en principio fueron adquiridas legalmente.

Anuncio

En la vivienda se encontraron además galones de gasolina y cócteles molotov. Cassidy quemó la casa usando un dispositivo de combustión lenta que le permitió escapar de allí y ejecutar la masacre.

Anuncio

Deja un comentario