Saltar al contenido
Siempre Por La Verdad

Cuándo empezó a preocuparle el sexo al cristianismo.

1 de julio de 2020

Pocas de las palabras de Jesucristo que sobrevivieron el paso del tiempo se refieren al sexo y sin embargo las autoridades cristianas se han preocupado mucho por la cuestión de la moralidad sexual durante casi dos milenios.

Anuncio

En los años recientes, debates sobre la homosexualidad, el aborto, el divorcio, la anticoncepción y las respuestas al abuso sexual de menores han dividido a los cristianos y hecho estragos en la Iglesia.

Anuncio

Pero, si Jesús no tenía mucho que decir sobre el sexo, ¿cuándo y de dónde salieron los preceptos de moral sexual cristianos?

Anuncio

Qué dice la Biblia del sexo

Todos los cristianos se basan en la Biblia para establecer las enseñanzas y prácticas.

La Biblia contiene el Antiguo Testamento (la Biblia hebrea o hebraica) y el Nuevo Testamento (que consta de cuatro Evangelios y las cartas conocidas como epístolas y atribuidas a Pablo de Tarso y otros escritores cristianos del siglo I AD).

De ese material, el Antiguo Testamento y las epístolas de Pablo han sido clave para darle forma a la ética sexual cristiana.

Varios comentaristas cristianos y las diferentes Iglesias han hecho sus propias y en ocasiones muy distintas interpretaciones.

He aquí unos ejemplos de cómo pasajes de la Biblia han servido para formular la posición frente a asuntos sexuales.

No te acostarás con un varón como con una mujer; es una abominación»Levitico 18:22

los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos»Romanos 1:27

Jesús nunca mencionó la homosexualidad, pero pasajes del Antiguo Testamento y las cartas de San Pablo se usan a menudo para denunciarla.

Hasta el día de hoy la Iglesia católica considera la homosexualidad como un pecado mortal.

Entre las Iglesias protestantes, la opinión está dividida. Algunas ya no lo ven como un pecado distinto a otras variedades de conducta sexual, y otros pensadores prefieren discutir el tema basándose en el énfasis que Jesús ponía en el amor, la fidelidad y la compasión.

El judaísmo, la religión de Jesús, tenía muy pocas cosas positivas que decir respecto a abstenerse completamente de tener relaciones sexuales.

El hombre dejará padre y madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne (…) por lo tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre»Mateo 19:5-6

Mateo reportó que estas fueron palabras de Jesús elogiando el matrimonio monógamo y en contra del divorcio.

Las tecnologías anticonceptivas le presentaron nuevos problemas a la Iglesia en el siglo XX.

Al principio, tanto las Iglesias católicas como las protestantes las condenaron, basándose en pasajes tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Pero en los años 30, la Comunión anglicana mundial relajó sus reglas y dejó de considerar la anticoncepción como un pecado.

A %d blogueros les gusta esto: